Main menu

Traducir o localizar, ¡Ésa es la cuestión!

Cuando queremos pasar el texto de nuestra página web nos enfrentamos a un problema que no siempre es conocido ni tampoco entendido por todo el mundo: ¿debemos simplemente traducir el contenido o hacer una localización? La respuesta depende de cuál sea el público de nuestro sitio web.

La diferencia entre una traducción y una localización radica en que en la primera simplemente se pasa el texto del idioma original al nuevo. En cambio, una localización no solamente cambia las palabras de idioma si no que adapta todo el contenido audiovisual a la cultura a la que vaya dirigida la información.

El concepto es bastante sencillo, pero no así la decisión de hacer una o la otra. Vamos a poner un par de ejemplos que sirvan para ilustrar mejor las dos opciones y para ayudarnos a tomar la mejor opción.

Si nuestra información en, por ejemplo, inglés, va dirigida a un público de habla inglesa pero que reside permanentemente en nuestro país, que ya se ha adaptado a nuestras formas (a nuestra propia cultura), entonces simplemente con una traducción habremos cumplido con nuestro cometido comunicativo. Si por el contrario nuestro objetivo es que el sitio web sea para ser recibido en su país de origen, entonces hará falta no sólo cambiar los textos: deberemos diseñar un formato totalmente distinto para que los receptores lo vean como algo natural para ellos.

La manera en que acepten aquellos contenidos será muy distinta si es algo natural y adaptado a su entorno, o si por el contrario es algo que, aun recibiendo el mensaje, no les guste de partida por cómo está presentado por serles extraño a sus formas y costumbres.

Si necesitamos una localización y simplemente hacemos una traducción, nunca llegaremos a los objetivos potenciales.

Un segundo ejemplo para ver el concepto lo más claramente posible es el hecho de que un mismo idioma hablado en partes distintas de mundo conlleva tanto diferencias dialectales como diferencias culturales, y en muchos casos son enormes. Si tomamos por ejemplo el idioma inglés, por ser uno de los más extensos en el mundo como lengua nativa, veremos que las distintas culturas que tiene son de lo más variadas y distintas entre si. Sirva para ilustrar este hecho la diferencia total en presentación de los sitios webs de dos de las universidades más importantes del mundo: Hardvard, universidad americana, y Oxford, británica.

Diferencias culturales entre Estados Unidos y Reino Unido

Un simple vistazo a la página principal de cada una de ellas nos dará el ejemplo más claro de cómo compartiendo un mismo idioma, y sin entrar en las diferencias dialectales para hacer una buena traducción, los contenidos están presentados de manera totalmente distinta puesto que las culturas americana y británica tienen enormes diferencias entre ellas. ¡Es por eso que es totalmente necesario adaptar tanto el contenido como el continente!

Desde nuestro servicio lingüístico en Endeos os ofreceremos el mejor asesoramiento para tomar la decisión correcta: ¡traducir o localizar, ésa es la cuestión!

Compartir en redes sociales

Si este artículo te ha sido de ayuda o te parece interesante, ayúdanos a difundirlo.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google+ Compartir en Linkedin
factory_shortcodes_assets:
a:0:{}

Al usar este sitio acepta el uso de cookies para análisis y contenido personalizado. Leer más

ACEPTAR
Aviso de cookies